¿QUIÉNES SOMOS?

 

Bambini Montessori abrió sus puertas en 1976 con el objetivo de generar un espacio ideal donde los niños, tuvieran la posibilidad de aprender todos los temas adecuados a su edad, apegado a la filosofía de María Montesosori pero adaptado a la forma de vida en México.

 

El Bambini, como somos cariñosamente llamados, es una escuela pequeña con una matrícula reducida porque consideramos, es la manera adecuada de estar pendientes de cada uno de nuestros chiquitos no sólo de sus necesidades, si no de lo que quieren expresar. En nuestra experiencia con este sistema, los niños aprenden mucho más haciendo sus días más especiales y divertidos.

 

Los materiales Montessori son materiales concretos divididos por áreas como:

 

Materiales de Vida Práctica: Lavar, bolear, ensartar, cucharear, fregar, etcétera. Luego de seguir una serie de pasos ordenadamente, los niños formarán habilidades que ayudarán a provocar su concentración. 

 

Materiales Sensoriales. Ayudan a desarrollar sus sentidos.

 

Materiales de Matemáticas. Gracias al conteo o por sistema decimal, aprenderán a realizar operaciones básicas de suma, resta, multiplicación o división.


Lenguaje. Aquí analizamos los sonidos fonéticamente para que el niño empiece a formar palabras para posteriormente iniciar con la escritura, la lectura y el análisis de las diferentes partes de la oración escrita.


Música, geografía y biología son otras importantes áreas que también encontrarán en un salón Montessori.


Nuestra mañana está dedicada a que los niños comprendan conceptos, que podrían parecer complicados, de forma fácil y entretenida.

 

Buscaremos hacer de ellos personitas felices y seguras de sí mismas porque de ello dependerá, en gran medida, como funcionen exitosamente en su vida como adultos.


La historia de nuestra vida,  los recuerdos que tenemos. En Bambini Montessori haremos el más grande esfuerzo para que los pequeños se queden con recuerdos entrañables para su futuro.

 

Nuestro trabajo es vivir al pendiente de hacer de cada uno de sus días la mejor experiencia.

 

Por nuestra escuela han pasado muchas generaciones y hoy tenemos la suerte de tener entre nosotros, a los hijos de los que algún día fueron nuestros chiquitos. Ahora ellos comparten con sus hijos, la emoción que con la que un día llegaron por primera vez a la escuela.

 


Todavía hasta el día de hoy el empezar cada mañana nos llena de emoción como si fuera el primer día.